miércoles, 19 de enero de 2005

En el corazon. Siempre

Dios te salve reina y madre.
Dios te salve a ti llamamos, desterrados de Eva, alma y madre, gimiendo de malos prodigios.
Y tambien a ti suspiramos en este valle llorando. Sea pues, Señora nuestra, abogada y protectora, vuelve a nosotros tus ojos, piadosos en toda ti.
Oh piadosa.
Oh dulce purisima estrella, que siendo madre de Dios siempre fuistes virgen bella. Santa graciosa Maria, rogar señora por nos. Para que seamos dignos de la promesas de Dios, que Jesucristo las hizo, por ser Dios nuestro señor de ellas quiere que gocemos. Defiendenos dulce madre de las astucias y engaños enemigos tan terribles que originan nuestro daño. Asi sea como lo pido

Amen abuela, disfruta en el cielo junto a Nicolas, que bien te lo has merecido. Amen abuela por haberme dado tan buenos momentos. Ya estas en mi corazon, para siempre.

No hay comentarios: