martes, 24 de mayo de 2005

Fritaku Chapter one.

Si fuera capaz de dibujar, las ofrecería en formato 4Koma, pero como los monos del parque zoológico dibujan mejor que yo, ahí va el primer capítulo de las "Crónicas de un Fritaku", aunque, primero, una introducción:

Cuando nace una leyenda...

El cielo se nubla, iluminado por rayos, acompañado por truenos. La energía flota en el ambiente...

Cuando la diosa de los Frikis y el dios de los Otakus decidieron cambiar el mundo (y cuando su mama y su papa se dedicaron a polinizar como la abeja) nació el elegido, un ser destinado a cambiar el mundo , un ser poderoso, cuyo nombre hace temblar hasta el Metrosur de Leganés.

Su nombre no importa, todos le conocen por "EL FRITAKU"...

CAPÍTULO 1: La Katana

Tras una tediosa y ansiada búsqueda, los progenitores del Fritaku le compraron una katana a su hijo, y pasaron por alto cualquier comentario que pudiera hacer la vecina acerca de aquel chaval que asesino a su familia con ese mismo arma para ganar experiencia.

Alegre y dichoso, el Fritaku acepto con ansia su regalo, y en honor a su reputación de elegido, blandió la espada en diagonal un par de veces, hasta que el geranio que tenia al lado dijo basta, o lo que es lo mismo, hasta que deshojó gran parte de la planta de la maceta. Por entonces, su madre le proporciono un sabio consejo: "si te cargas algo con la katana, ni siquiera el Hiten Mitsurugi se va a poder igualar con la soberana caricia que te voy a aplicar en la mejilla". Por ello, siguió practicando pero en su cuarto y con la katana enfundada.

Todos los días proseguía con su ejercicio, y su rapidez y habilidad crecían en proporción a las horas de entrenamiento.

Como la economía familiar no proporcionaba suficientes beneficios para apuntar al elegido en unas clases de Kendo, nuestro Fritaku andaba algo carente de estilo, pero no importaba, porque le dedicaba su alma a mejorar, y por ello, cada día avanzaba algo más.

Hasta que llego el día en el que debía demostrar lo que tanto había practicado.

Enfundo la katana al cinto, y corrió de puntillas bajando las escaleras y saltando sobre las piedras del patio hasta donde estaba su contrincante. No había llegado aún, así que enchufo el radiocasete y se dispuso a preparar el terreno.

Sonaba el tema mas adecuado "The war of the last wolves" (O.S.T. Ruroni Kenshin O.V.A.-Tsiokuhen) cuando apareció su contrincante, en aquel caluroso día de verano en el que sonaban unas chicharras que nada tenían que envidiar a las de Japón.

El duelo estaba servido. Fritaku y su oponente se observaban y estudiaban tanto las limitaciones del otro como los posibles errores debidos al terreno o al espacio. No soplaba ni la más mínima brisa, y la tensión aumentaba por momentos. El oponente se había decidido por usar una técnica defensiva, esperar a que Fritaku atacase para después asestarle una contra que diese con los huesos del elegido en el suelo. Fritaku lo sabia, sabia que detrás de su ataque venia su derrota, así que decidió acabar con su oponente de un solo sablazo, uno solo.

Cayó una hoja...

Solo un acero brillo en el aire.

La fuerza del elegido retumbo por toda la zona, se estremeció todo lo que rodeaba al patio, y las chicharras callaron.

Fritaku freno su impulso. No sentía nada mal, o mejor, sentía todo su cuerpo bien, lo que solo podía significar una cosa, había ganado el duelo. Pero no sabia como, perdió la conciencia de sus acciones desde que el pie de apoyo tomo su impulso.

Su madre entro en el patio, y pregunto: ¿Que ha pasado aquí?

Fritaku enfundo la katana y contesto: Ya esta abierta la sandia, mama.

2 comentarios:

forfy dijo...

Jeje, he tardado en leerlo pero no ha decepcionado fritaku.

Con unas imágenes lo que mejoraría!

Sigue así...friki!

Asekage dijo...

"Fritaku" Muy bueno me encanto, deberias pensate pasarlo a manga bueno me a gustado tanto que... ¿No te importa si lo pongo en mi web? Pondre que es tuyo claro.
Mi web el Asdeljuego animado.
De Asekage todabia un niño otaku empanao a un señor frito mitad y mitad XD bueno contestame por contacto.
Sayonara.