miércoles, 18 de mayo de 2005

Larga novela negra

Naranja sobre rojo
paseo tambaleante
hacia ningun lugar en concreto.
Mi hombro carga con la chaqueta
manchada de sangre,
un ajuste de cuentas.
Todavia tengo incrustado en mi piel
el olor a polvora,
me atormenta.
Las farolas alumbran mi camino
y una suave llovizna borra mis pecados
dejando atras un hilero de sangre
para que el demonio se pase
en su carruaje a recogerme.
En un momento se acabo su vida,
era el o yo,
y dentro de un momento,
no seremos ni los dos.
Llego al final de ninguna parte
un precio que pagar,
un pagaré al diablo,
sin intereses.
De fondo sirenas acompañan mi marcha,
tumbado en la calle
mi sangre llegando a una alcantarilla
ya he ajustado las cuentas,
y comienzo a volar.

No hay comentarios: