miércoles, 3 de octubre de 2007

La verdadera historia de Toad y Toadette

Toad entró de nuevo a su morada. Se sentía cansado, las miradas acusadoras de todo el pueblo le perseguían y le acosaban allí donde iba. Sacó de la nevera la botella de jugo de planta trepadora y se sirvió un vaso lo suficientemente grande como para hacer temblar a uno de los hermanos Martillo.

Toadette bajo del piso de arriba, con la cara preocupada que venia teniendo desde que sucedió todo aquello relativo a cierto fontanero italiano. Toad pudo ver sus ojos enrojecidos (en la medida de lo posible, recordemos el estilo de ojos de Toad & company), y su ira se iba acrecentando.

-No podemos seguir así, Toad. Entrégate, que se celebre un juicio, y que se acabe esto ya, comenzó a decir Toadette, aunque se vio interrumpida por un breve sollozo que no podía contener.
-Déjame, no quiero saber nada del tema, cortó tajantemente Toad.

Varios niños se asomaban por las puertas de la casa de Toad, ya que tanto él como ella trabajaban en un orfanato para setas. Entre las delicias de la juventud, se encuentra la ignorancia, y todos los chicos ignoraban lo que había sucedido, sólo sabían que varios de sus amigos habían desaparecido.

-¡No puede ser verdad, Toad!, gritó Toadette, ¡¿como puedes seguir viviendo sabiendo lo que has hecho?!
La seta rosa se arrancó en sollozos.
-¡Y que iba a ser de Mario sin mi ayuda!, no quieres comprenderlo, ¿verdad? ¡TENÍA QUE AYUDARLE!
-¡PERO NO A ESE PRECIO!, Toadette intentó calmarse, para poder hacer entrar en razón a Toad. ¿Tienes idea de cómo se llama lo que has hecho?... Asesinato.

Toad estrello el vaso contra la pared, y los niños huyeron asustados a su edificio. Toad y Toadette habían sido hermanos huérfanos, y su vida no había sido un cúmulo de facilidades, precisamente. Pero Toad trabajaba y estudiaba, y cuando fueron suficientemente mayores, fundaron un orfanato al lado de su casa, por el cual recibían dinero de las autoridades del pueblo. Y poco a poco, trabajando para los niños, salían adelante.


El orfanato se llenaba cada día más, por desgracia el tirano Bowser hacia estragos en la población. Toadette era feliz cuidando de los niños, sin embargo Toad estaba cansado de tirar hacia delante de todo el tinglado, y los problemas de espacio empezaban a aparecer en el orfanato. Demasiados niños y poco dinero. Y fue cuando apareció Mario, para luchar contra el tirano.

Mario procedía de una dimensión distinta, y en el primer momento que la seta le vio, supo que marcaría la diferencia. Algo extraño ocurrió. Mario se topo con uno de los huérfanos que estaba escondido en unas piedras. Toad iba a sacarlo de alli, pero antes de que fuera vio con sus propios ojos una de las escenas mas horripilantes que había presenciado jamás… Mario devoró al huérfano, y esto tuvo efectos impresionantes en el individuo de la otra dimensión. Este aumentó su tamaño y lucho más poderosamente contra las tropas de Bowser.

Toad quedó marcado por el hecho que había presenciado. Ya nada volvió a ser igual. Como si del gnomo del Golden Axe se tratase, la seta roja se preocupó de que no le faltase el suministro de setas pequeñas a Mario, colocándolas en cajas y cuadrados a lo largo de la aventura del fontanero.

Pero Toadette se percató de que algo no iba bien. Toad se iba volviendo mas y mas raro, iba perdiendo su espíritu de luchador, y se iba volviendo cada vez mas oscuro…
Al principio no le prestó atención, creyó que era una mala racha. Pero luego empezó a beber ese jugo de planta trepadora. Y los días se volvían insoportables, no se podía estar a su lado.

Al final, la seta rosa descubrió que era lo que pasaba. Toad estaba dándole de comer a Mario huérfanos del orfanato que ellos llevaban. Niños inocentes a los que les quedaban varios años de vida, que tenían un futuro que descubrir. Horrorizada, intentó hacer entrar en razón a la seta roja, pero no le quedó más remedio que llamar a la policía.

-¡Policía!, Toad, salga con las manos en alto y despacio. No tiene escapatoria, hemos inmovilizado su kart.

-¿Por qué Toadette?, ¿por qué me has hecho esto?
-No podía soportarlo mas Toad, adiós.

Una vez en el coche de policía, Toad preguntó a los agentes cuales eran las pruebas en su contra.

-Estas, y el policía le enseñó una especie de pieza de plástico gris en el que ponía “Super Mario BROS.”

9 comentarios:

Irvine dijo...

hay veces en las que hay q hacer sacrificios para salvar a los demas y toad lo sabia...¡no se le puede culpar de nada! ¡¡liberty for toad!!

Shin Terry dijo...

Muy bueno, pense que no lo pondrias nunca jaja.
El mejor Fanfic de Super Mario Bros.

Amarant dijo...

No podemos ni comeeeeeeeer, ni respiraaaaaaaar, ni bebeeeeeeeer, �Quereis saber de qui�n es la culpa?... �es del malvado y cruel rey Koopa!

Toad compuso esta cancion para decirse a si mismo que lo que hacia tenia una justificaci�n, y que como un viejo proverbio de Mushroom Kingdom dice "el fin justifica los medios".

Mientras estubo entre rejas recibi� la visita de un tipo interesante y con cierto aura de misterio, dec�a ser productor y director de cine y se interes� por la vida de la peque�a seta roja tras leer las noticias en el peri�dico local.

Poco tiempo despu�s se estren� en la gran pantalla la pel�cula que narraba los hechos acontecidos desde la llegada del fontanero a su tierra...

���Y LA QUIERO EN DVD!!!

ponte 1 momentum

Aries dijo...

Me siento inferior por no poder hacer un comentario friki, pero trataré de expresar con emoticonos lo que he ido sintiendo a medida que el relato avanzaba:

:|

:S

:'(

xD

Miguel

Bambú dijo...

Muy bueno el fan fic, me ha gustado pero me ha dado pena la pobre setita :_(

Anónimo dijo...

toad sabia que mario no iba a poder solo pero que chafa que tuviera que hacer eso

Roy D. Mustang dijo...

Pobre Toad T___T

Anónimo dijo...

yo no creo que fuera asin los champiñones
que se come mario no son niños mas bien
son los que sale del suelo (pero por alguna razon desconocida esta en bloques)
y si fuera asi no creo que los venda en
tiendas

sonamy dijo...

no pere q chida esta amo este blog ¡¡¡¡CUTE¡¡¡¡