martes, 25 de diciembre de 2007

Audiolectura 2.

Me apetecia contar una historia de una vela que tenía perdida por casa y hacía mucho tiempo que no veia de nuevo. Y de paso, retocaba esta sección, que tenía algo olvidada.
¿Es verdad esta historia?. Bueno... solo lo que querais creer de ella ^^.



José era un artesano de un pequeño pueblo de las montañas de Galicia. Su negocio consistía en dar forma a la cera que producen las abejas, transformándola en velas para la iluminación. Llevaba toda la vida haciéndolo desde que un día, su padre le enseñara el oficio, la primera vez que visitó al apicultor que les proveía de la preciada materia prima.

En sus manos se notaba la presteza y experiencia que le otorgaba toda una vida de oficio, desempeñando con soltura y precisión tareas complicadas, mientras esgrimía una pequeña sonrisa dada por el placer que le proporcionaba el tallado y modelado de la cera.

Su tienda, pequeña y acogedora, ya no recibía tantas visitas como antaño, cuando el alumbrado era más bien deficiente y todavía no se comerciaba con velas en los grandes almacenes. Nada más entrar se recibía un aroma meloso y mestizo de varias fragancias, impregnado del característico olor de la cera y de las diversas variedades de género perfumado. La vista se regalaba con multitud de formas y colores, desde el cirio más común a formas esculturales, pasando por pirámides, cilindros y cubos; desde la funcional vela con cubierta roja para las iglesias a un barco que nunca pretendió navegar.

A José le encantaba la “temporalidad” de su obra. Sus obras no nacían para ser expuestas y coger polvo en un museo. Nacían para ser útiles, y serlo de la manera más bella posible. No quería que ninguna de sus velas dejara de servir para su uso, y muchas veces, él mismo las encendía dentro de la tienda, para darle a los visitantes una cálida acogida.

Al igual que su padre, José se hizo mayor. Se casó y tuvo hijos. Hijos jóvenes con nuevas ideas. Se hicieron mayores, mientras le daban alegrías y tristezas. Y decidieron estudiar y buscar suerte en las grandes ciudades. No les fue mal, y José se alegraba de ello. Siempre quiso que estudiaran, pero en lo profundo de su ser, también le hubiera gustado que alguno de ellos aprendiera el oficio familiar. Cerró la tienda y vendió el local. Ya no haría mas velas para venderlas. “Es triste, pero es ley de vida”, se dijo.

Y el tiempo le cobraba la última factura. Sentado en un banco de una calle quiso realizar un último trabajo con un poco de cera que encontró en un cajón, pero sus manos ya no eran los instrumentos precisos que fueron antaño. Aún así, hizo una última vela, cargada con toda su vida de experiencias, con todo el amor que le tenía a la profesión que con él se extinguía, y se la regaló al primer niño que vio por la calle.

Este niño la uso en uno de sus cumpleaños, y la apagó y guardó a medio consumir en un bote. Años pasaron y la madre del ahora joven zagal sacó la vela de su lugar en unas navidades, para encenderla durante la cena. Y así se consumía y apagaba el último sueño de José.

PD: publicado desde lejos de mi casa. El tema se llama Gabriel's Oboe, y es de Ennio Morricone, forma parte de la OST de una peli muy famosa que se llama... ¿cómo? ^^

6 comentarios:

Amarant dijo...

Cuuriosa experiencia ésta de la audiolectura.
Gratificante.

Un saludo y felices fiestas. En breve recibirás un Christmas de los carpinteros :)

MadWorld dijo...

Hey Filin , soy David! XD
no hace falta decir que soy un fan de tu blog y me parece muy interesante.
Te iba a ofrecer un puesto en mi nuevo blog que está en fase beta en donde hay libertad para hacer cualquier artículo. Suerte y si quieres unirte a nuestro proyecto y sino por lo menos alguna visita!

http://thepostapocalyptic.blogspot.com/

Un Saludo a todos

Magnaram dijo...

Muy buena la historia. Xbox Xbox Xbox, xDD. A ver si sabes quien soy xD.

Ale ahi nos vemos.

Ikari Ramone dijo...

Joder tio, menuda historia llena de sentimiento, a veces el ser humano necesita sentir y leer cosas así. Feliz navidad y feliz año, y ya sabes brodel, eres mu grande.

Cho Hakkai dijo...

Filin, pues esta noche la leo :P

Nos vemos!!

Cho Hakkai dijo...

Muy buena, Filin!!. Pero es cierta esta historia??. ¿Tú eres uno de esos hijos?. Me has dejado con la intriga tio.

Nos vemos!!