miércoles, 12 de marzo de 2008

Opinión: los peligros del Live.

Es complicado empezar a hablar antes de conocer a fondo que es lo que entraña un sistema como el del Xbox Live. Pero ahora que lo he probado, creo que puedo ofreceros una interesante reflexión sobre lo que creo que puede pasarle a mucha gente con este servicio.
¿Qué es Xbox Live? Un servicio de Microsoft para expandir las posibilidades de la 360. Este servicio te conecta a Internet en dos modalidades, Silver y Gold. Silver es una conexión totalmente gratuita a la que tienes derecho si compras la consola, y permite una serie de actividades que excluyen el modo de juego online y el chat de video, opciones que están disponibles con el modo Gold. Tienes un surtido de opciones a mano con el Live, desde descargar videos de juegos o demos a mantenerte en contacto con gente que esté en tu lista de amigos, en la que puedes comprobar también a que juegan los colegas que tienes conectados o cuanto hace que no tocan la consola. Además, tus datos de jugador estarán disponibles si así lo deseas para todo aquel que quiera consultarlos. Estos datos incluyen una reputación y un recuento numérico de los logros que has conseguido en tus juegos.

Un sinfín de posibilidades, al alcance de tu mano. Ahora viene cuando expreso mi opinión.

No quiero ser alarmista, ni tampoco mostrarme a la defensiva u ofensiva. Pero lo tienes todo en tu cuarto: un medio de comunicación con tus colegas sin necesidad de desplazarte, un lugar donde jugar con otra gente infinitas partidas, un sistema de competición por ver quien tiene mas logros, noticias de tus últimos juegos y videos en los que explican el estado del desarrollo de estos. Nunca ha sido tan sencillo conectarse al mundo. Pero al mundo de Microsoft y su consola.
¿Qué es lo que puede generar un sistema como ese? Es decir, plantearos que podríais estar todo el día jugando a lo que os apeteciese, sin restricciones, siempre online, siempre con gente. Eso, señores, conduce a un estado de abandono. ¿Para qué esforzarse en salir por ahí, conversar con la gente cara a cara, tomar unas copas si los tienes al otro lado del micrófono y están jugando contigo a un juego que te gusta?

Este peligro no es nuevo, ya lo hemos vivido desde que la primera máquina tragaperras apareció en el bar de la esquina. Sin embargo, las múltiples opciones que ofrece este sistema integrado no hacen sino aumentar el riesgo al que estamos expuestos. Y digo estamos, porque yo lo he vivido. He vivido un caso de ludopatía, y os aseguro que es muy fácil entrar en la ruleta, y muy difícil salir de ella. Y ahora lo siento muy cercano, este mismo peligro. Ya no es el hecho de que un chaval de 12 años me patee el culo, cuando yo a su misma edad me daba con un canto en los dientes si me salía un Hadou-ken o me pasaba el primer nivel del Wolfenstein. No es el hecho de que muchos juegos pierden enteros sin su parte online. No es el hecho de que a la gente le de por hacer gilipolleces con el micro esperando que alguien le ría la gracieta al otro lado, porque están demasiado solos como para tener amigos. No.

Es el hecho de que es peligroso, chavales. El videojuego, o mejor, el exceso de videojuegos siempre ha sido un peligro, como peligrosos son los juegos de monedas, y hay una delgada línea entre afición, vicio y obsesión. Por favor, tened cuidado de no cruzarla. Y lo mejor para evitarlo es tener la cabeza siempre bien puesta.

Me voy a jugar un rato a la consola.

4 comentarios:

MadWorld dijo...

Filin , te has comprado la 360!!!! XD
A ver si quedamos un día , mi consola está en Alemania actualmente jeje.

Aratz dijo...

Se te ha olvidado comentar que si la musica de un juego no te gusta, con darle al boton guia y elegir la musica de tu disco duro del ordenador, ya tienes nueva banda sonora para el juego ;)

Es cierto que el tenerlo todo tan a mano pueda provocar esa ludopatia de la que hablas. Yo tambien he tenido un tema similar muy cercano, aunque no era familia, y si que se pasa mal. Pero ello no viene solo por la posibilidad de hacer uso de la tecnologia (videojuegos, tragaperras, bingos...) sino de la persona en si, que puede tener ya un problema que venga de antes. En el caso que yo conozco era por estar todo el dia en la calle (repartidor) y moverse mucho por los bares. Ademas tenia problemas de depresion por temas familiares.
Con esto quiero decir que, poniendonos en un caso extremo, el chaval que mata a sus padres porque jugo al Doom, ya tenia problemas psicologicos de antes, el Doom solo fue un atenuante mas.

Ademas, el online aunque divertido despues de 5 horas seguidas cansa. Te lo dice uno que en verano se tiro dias enteros sin parar. Al final acabas asqueado.

De todas formas, nos vemos por el LIVE!!! ;)

Ryu_gon dijo...

Yo creo que todos los excesos son malos, y con los videojuegos debe existir un autocontrol por parte del jugador porque sino la cosa puede desembocar en adicción o males peores (como perder la noción de la realidad, por ejemplo).

Además, este "lado oscuro" de los juegos ha existido siempre y el que no se controlaba antes no creo que lo haga ahora con el Live, si bien es cierto que el abanico de posibilidades, como ya comenta, es mucho más amplio y variado que antaño.

De todas formas, si el uso del Live se da de una forma sana, puede llegar a ser fantástico y dejar en bragas a todo lo demás.

Saludos

sesi dijo...

ahora mismo no tengo tiempo de leerme ni coments ni actualizaciones (muy a mi pesar), pero me he tronchado con el envoltorio de tu blog XD

Chuck Norris??? bah... su directo del puño de la barbilla no tiene nada ke hacer contra el remolino aéreo de Haggar... XDD

y perdón por el chorracomentario... llegarán otros con más fundamento